Imprimir esta página

IU y PSOE exigen la aprobación del Reglamento de Participación Ciudadana tal y como se consensuó hace un año.

Valora este artículo
(0 votos)

Los portavoces municipales de ambos partidos denunciaron la actitud caciquil del equipo de gobierno desechando de forma unilateral las alegaciones presentadas por la "Asociación de Vecinos de El Val".

IU y PSOE exigen la aprobación del Reglamento de Participación Ciudadana tal y como se consensuó hace un año.Después de que el equipo de gobierno notificara el pasado 2 de febrero a ambos Grupos Municipales su decisión de desechar las 12 alegaciones presentadas al Reglamento de Participación Ciudadana por la Asociación de Vecinos de El Val, y aprobar de forma unilateral unas alegaciones presentadas por cuatro ciudadanos a título individual, los portavoces municipales de PSOE e Izquierda Unida han denunciado en rueda de prensa las maniobras llevadas a cabo por el equipo de gobierno del PP, tratando de dinamitar el Reglamento de Participación Ciudadana consensuado hace ahora un año, a la vez que exigieron la aprobación definitiva del Reglamento acordado y su puesta en marcha y aplicación inmediata.

El portavoz municipal de Izquierda Unida, Francisco Calles, manifestó durante su intervención su incredulidad ante el hecho de que “cuatro vecinos de Alcalá a título personal tengan tiempo para leerse todo el Reglamento y presentar unas alegaciones que, curiosamente, son las únicas aprobadas por el equipo de gobierno”. Calles trasladó el “estupor” tanto de Izquierda Unida como de los socialistas “ante una maniobra que supone una auténtica desfachatez, y que pone de manifiesto la poca vergüenza de este equipo de gobierno empleando métodos caciquiles para echar abajo lo aprobado por consenso con anterioridad”.

Estas alegaciones eliminan la figura del Defensor del vecino, deniegan la participación de las Juntas en la elaboración de los presupuestos, amplían la celebración de los Plenos a tres meses en lugar de dos y suprimen la participación de los vecinos en las comisiones, lo que para ambos portavoces “implica un Reglamento que no tiene nada que ver con lo acordado”.

Por su parte, el portavoz municipal de los socialistas, Javier Rodríguez, lamentó cómo “la aprobación de forma unilateral de estas alegaciones suponen una tomadura de pelo no a nosotros, sino a todos los vecinos de Alcalá”. Rodríguez lamentó las formas empleadas por un equipo de gobierno que sigue en su deriva autoritaria y de prepotencia, “denotando constantemente el miedo que tienen a dar voz y participación a los vecinos con maniobras que falsean lo acordado hace un año”.

Por último tanto Rodríguez como Calles anunciaron como ambas formaciones pedirán en el próximo Pleno que se apruebe definitivamente el Reglamento tal y como se consensuó, sin trampas como pretende el Partido Popular, y que se ponga en marcha de forma inmediata para mejorar la participación que demandan nuestros vecinos y la atención que necesitan nuestros barrios.