Alcalá de Henares, lunes, 14 de junio de 2021

El alcalde y el obispo han visitado las obras de recuperación del que es el monumento medieval en pie más antiguo de la ciudad complutense

Valora este artículo
(0 votos)

Además de los 250.000 € que se han invertido en la restauración de la Puerta de Burgos, el Ayuntamiento ha gestionado desde 2007 más de 4 millones de € en la muralla

El alcalde y el obispo han visitado las obras de recuperación del que es el monumento medieval en pie más antiguo de la ciudad complutenseEl alcalde de Alcalá de Henares, Bartolomé González, junto con el obispo de la Diócesis de Alcalá, Juan Antonio Reig Plá, ha visitado la Puerta de Burgos, tras haber sido finalizada su restauración. En palabras del primer edil complutense, esta puerta tiene una importancia muy significativa, “ya que se trata del monumento medieval conservado más antiguo de la ciudad y además es, junto con la torre XIV, en la calle Sandoval y Rojas, la única de origen medieval que se conserva en el recinto amurallado”.

González ha señalado que “este proyecto aúna los esfuerzos del Obispado y del Ayuntamiento, siendo el primero el responsable de la redacción del proyecto y el consistorio quien aporta, a través del Consorcio Alcalá Garena, los 252.288,06 euros necesarios para llevarlo a cabo”. Asimismo, el alcalde complutense ha explicado que “en los últimos tres años, hemos invertido más de cuatro millones de euros en la recuperación y puesta en valor de la muralla, trabajos que van a culminar con la consolidación como un espacio turístico y cultural”.

La Puerta de Burgos, una de las siete que daban acceso al recinto amurallado, fue construida en el siglo XIII, bajo el arzobispado de Jiménez de Rada, y conserva en su estructura varios elementos de tradición mudéjar, entre los que destacan la moldura exterior, o alfiz del arco, la mampostería de piedra y la fábrica interior de sillarejos. Sufrió dos ampliaciones entre los siglos XIV y XVI.

El alcalde ha explicado que “los trabajos de consolidación de este monumento son minuciosos, ya que implican la reconstrucción de los elementos arquitectónicos mediante su unión, ya que se encontraban dispersos tras el derrumbe producido en diciembre de 2005 por un corrimiento de tierras debido a las intensas lluvias”. “Este proceso de reconstrucción mediante unión de elementos dispersos –ha explicado González - se conoce como anastilosis”.

Los trabajos llevan consigo la consolidación estructural, el realce de la cimentación y la protección de las fábricas “para evitar que se siga deteriorando y para que se pueda continuar de forma segura con los estudios arqueológicos del entorno de la antigua puerta”, ha declarado el primer edil. De manera más específica, la restauración ha llevado consigo la consolidación mediante el desmontaje de la cubierta de teja y base de tabiques de ladrillo hueco, la recuperación de los cajones de tapial, el cosido de grietas y fisuras y el retacado de las fábricas de ladrillo dañadas. En cuanto a las fachadas, se recuperan y consolidan los cajones de tapial, se pican los morteros y cementos, se rejunta el ladrillo, se ejecuta una nueva cubierta de acero corten y un estribo de hormigón armado en el arco Sur, así como una pasarela de acceso al cuerpo superior.El alcalde y el obispo han visitado las obras de recuperación del que es el monumento medieval en pie más antiguo de la ciudad complutense

 

Video Portal Local APP

Portal Local APP
Portal Local APP disponible en App Store
Portal Local APP disponible en Google Play