Alcalá de Henares, domingo, 18 de agosto de 2019

CGT acusa a "responsables de este Ayuntamiento" de no actuar en un caso de presunto acoso sexual Destacado

Valora este artículo
(0 votos)

En un escrito difundido, el sindicato describe una historia de presunto acoso sexual a una trabajadora que tuvo como solución; "una especie de orden de alejamiento, ¿al acosador?, ¡NO, a la víctima!".

Reproducimos nota remitida por CGT del Ayuntamiento de Alcalá de Henares.

Y no solo nos referimos al constante machaque de “mujer tenías que ser”, “claro, pides EPIS porque eres una mujer” (No. Los pido porque soy una excelente trabajadora y conozco mis derechos), “déjame a mí que tú no sabes” (cuando ya estaba hecho), “solo las prostitutas se maquillan para ir a trabajar”, “pedir un jacuzzi en el vestuario de mujeres y así os sacáis un sobresueldo“ (esto cuando las mujeres estábamos exigiendo un vestuario digno en el PMS), “otra muerta por el marido, algo habrá hecho”, y otras expresiones  y actitudes similares --pero si es una broma, decían ellos--, dirigidas a las mujeres que prestan sus funciones en varias dependencias municipales del Ayuntamiento de Alcalá de Henares. Violencias simbólicas dirigidas a mantener las relaciones de desigualdad y de poder sobre las mujeres, tal cómo nos transmite esta sociedad a través de nuestro entorno, a través de los medios, a través de la educación, a través de los responsables de este Ayuntamiento:  mejor invisibles, calladas, humilladas, desconectadas, obedientes, en segundo plano, insignificantes.

Siendo esto muy grave en cualquier puesto de trabajo, público o no, la gravedad sube aún un peldaño más cuando un trabajador acosa sexualmente a una compañera en el Parque Municipal de Servicios y tampoco se hace nada. Empieza con el “normal” trato irrespetuoso, sigue con acoso sexual verbal, y al cabo de unos meses pasa al acoso sexual físico. Lo denuncia a sus superiores, pide amparo en la Concejalía de la Mujer, lo denuncia mediante escrito a la Concejalía de Recursos Humanos, y abren un expediente disciplinario que al parecer concluye con una especie de orden de alejamiento, ¿al acosador?, ¡NO, a la víctima! Porque es ella tiene que abandonar los espacios cuando él aparece ante la inacción de los encargados, la abandonan en el PMS cada dos por tres, hasta la impiden, a ella, hacer los preceptivos cursos de prevención “porque son para toda la brigada, y, claro, él va a estar ahí”, y tampoco le conceden el traslado. ¿Puede alguien entender esta violencia institucional contra las mujeres? A día de hoy esta compañera, excelente trabajadora, responsable, está de baja víctima de esta inadmisible e inaceptable violencia institucional tras tirarse diez, DIEZ, años, desde 2008, denunciando el trato que estaba recibiendo. Violencia de género, acoso, ninguneo, indefensión por ser mujer.

La brigada era la de Pintura y Señalización. ¿Lo adivinan? Sí, estamos hablando del mismo trabajador que ha sido apartado recientemente cautelarmente de su puesto de trabajo, aunque no inmediatamente como se afirma, por “presuntamente” arrinconar a una alumna e intentar abusar sexualmente de ella: un presunto acosador sexual que ataca a mujeres a las que percibe más débiles que él, y premiado nombrándole monitor de los y las alumnas del PIL. ¿Qué méritos didácticos se le atribuyeron? ¿Qué formación podía esgrimir como docente? ¿Qué esperaban que les enseñara? ¿El Pene? ¿A esto llama el Equipo de Gobierno Tolerancia Cero con el acoso sexual? Y es que no es nueva su actitud ante la callada y el mirar para otro lado de toda la escala jerárquica de este Ayuntamiento, hacer oídos sordos a las peticiones de medidas contra esta situación solicitadas por escrito por un delegado de prevención desde hace meses, negarle toda documentación que solicita para acabar con esta situación y obstaculizar, paralizar y mirar para otro lado en todas las denuncias que se plantean.

Y en este ambiente, claro, se permite el espectáculo de una profesional del desnudo, en un centro público y en horas de trabajo -el turno de mañana es de 8:00 a 15:00 y el de la tarde de 14:30 a 21:30- como sucedió el pasado año y en este Parque Municipal de Servicios. Una demostración más de las relaciones de desigualdad del trabajador sobre la trabajadora, una violencia simbólica plenamente percibida por muchas de nosotras, un “solo para esto servís las mujeres”, una cosificación de nuestros cuerpos, un desprecio de nuestras mentes, de nuestra fuerza, de nuestra dignidad. Y lo único que se ha hecho es dejar pasar el tiempo para ver si se olvida, pero ni una sola sanción para nadie.  Violencia de género colectiva, celebrada.

Seguimos en la brigada de Pintura y Señalización, y otra gota más para desbordar ya el vaso: pareciera que eso de que preserven su intimidad en los aseos es más de lo que las mujeres pueden pedir o merecen, y alguien bloquea los aseos femeninos de la brigada, cerrados porque alguno de ellos se metía en los aseos de ellas y además les hacían saber que lo hacían, ¡que podían hacerlo!, la cerradura se lo impide y la rompen, una propiedad pública, metiéndole un remache, y hay que trasladar allí al grupo de cerrajeros. Una compañera lo denuncia, y en el trámite se desprecian sus razones y sus derechos. Ahora es el Concejal de Obras y Servicios el que califica esto de “chiquillada”. Ningunean a esta trabajadora y a todas en su nombre, le deniegan la grabación de la reunión en que se trató el caso, ignoran conscientemente los motivos del hecho en sí: la violencia contra las mujeres, contra su dignidad. Violencia de género, violencia institucional.

Los encargados siempre mirando a otra parte. Tolerancia del Ayuntamiento: toda. Inadmisible e inaceptable es el mensaje que nos trasladaba el Equipo de Gobierno con estas actuaciones: justifican y mantienen las desigualdades de género, y su inmediata consecuencia, la violencia de género. También hizo oídos sordos a la petición, hace años, de cursos urgentes contra la misoginia

“Por violencia contra las mujeres -según todos los tratados internacionales que hemos subscrito- se deberá entender una violación de los derechos humanos y una forma de discriminación contra las mujeres, y designará todos los actos de violencia basados en el género que implican o pueden implicar para las mujeres daños o sufrimientos de naturaleza física, sexual, psicológica o económica, incluidas las amenazas de realizar dichos actos, la coacción o la privación arbitraria de libertad, en la vida pública o privada”

Todo esto se agrava en un Ayuntamiento sin un plan de igualdad entre trabajadoras y trabajadores, tan inútil en sus servicios médicos sin ni siquiera autorización sanitaria para poder funcionar, como en su servicio de prevención que, tras tantos años, no cuenta con especialistas para asumir las especialidades de psicosociales y de ergonomía, ni propios ni contratados, que ignora los requerimientos tanto de los representantes sindicales como de la propia inspección de trabajo como de varias sentencias judiciales.

¿Este es el ayuntamiento de la “tolerancia cero” que dice su Alcalde?

Desde luego, cero sanciones, cero medidas, cero plan de igualdad aun siendo obligatorio, cero transparencia, cero prevención, cero vergüenza ante esta situación que de ser algo desde luego nueva no es.

 

Video Portal Local APP

Portal Local APP
Portal Local APP disponible en App Store
Portal Local APP disponible en Google Play