Alcalá de Henares, jueves, 04 de marzo de 2021

El "Concierto Botellón" acaba con la condena del trabajador municipal implicado Destacado

Valora este artículo
(2 votos)

La Audiencia Provincial considera que Guillermo Cabrilla es culpable de "apropiación indebida agravada" y "falsedad en documento público" y considera probado que Iván Álvarez Peña no recibió nunca el dinero de la recaudación del Concierto "Rumbo a la Esperanza".

La Sección número 3 de la Audiencia Provincial de Madrid ha dictado sentencia por la que condena a Guillermo Cabrilla Ortiz, técnico municipal del área de Festejos, "como autor criminalmente responsable de un delito de apropiación indebida agravada ya definido y de un delito de falsedad en documento público ya definido, con la concurrencia de la circunstancia atenuante de resarcimiento del daño".

Se cierra así uno de los escándalos más sonados de la anterior legislatura, el referido a la desaparición de 6.632,42 euros ingresados por el Concierto Benéfico "Rumbo a la Esperanza" para ayudar a las víctimas del terremoto de Haití. La sentencia, a la que ha tenido acceso Portal Local, considera probado que el empleado municipal, adscrito a la Concejalía de Festejos responsabilidad del concejal Marcelo Isoldi, ingresó el dinero en beneficio propio y redactó un recibo falsificando la firma del joven promotor del concierto, Iván Álvarez Peña.

La portavoz municipal del Equipo de Gobierno presidido por Javier Bello, Marta Viñuelas, acusó públicamente a Álvarez Peña de haber sido el destinatario del dinero. Para ello aportó un recibí con la supuesta firma del joven promotor que había sido falsificado por Guillermo Cabrilla. El tribunal considera probada la "falsedad en documento público" del mencionado recibo por lo que le condena "a las penas de SEIS MESES de prisión y multa de SEIS MESES con cuotas diarias de TRES euros con responsabilidad personal subsidiaria del artículo 53 del texto punitivo y accesoria de inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de duración de la condena".

Por otra parte, queda demostrado que Cabrilla desvió a una cuenta propia el dinero recaudado a través de la venta electrónica de entradas por un importe de 1.927,42 €. Asimismo recaudó personalmente 3.280 euros por la venta anticipada de entradas, otros 1.125 euros por las entradas de taquilla y 300 euros más por la venta de camisetas conmemorativas. Por un delito de apropiación indebida agravada, el tribunal condena a Cabrilla "a las penas de UN AÑO de prisión y multa de SEIS MESES con cuotas diarias de TRES euros con responsabilidad personal subsidiaria del artículo 53 del texto punitivo y accesoria de inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de duración de la condena". La sentencia valora la atenuante de la entrega de 7.544,37 euros (correspondiente a la cantidad apropiada más los intereses) que Guillermo Cabrilla ingresó en una cuenta del Ayuntamiento de Alcalá el 18 de marzo de 2014.

El escándalo fue descubierto, a través del análisis de la documentación entregada en la Comisión correspondiente, por los concejales de UPYD en la pasada legislatura; Anselmo Avendaño y Ricardo Rubio. En noviembre de 2013, denunciaron el dispendio de 18.874,74 euros en varios medios locales (conocidos como "prensa concertada") en la promoción del Concierto Benéfico para una recaudación de 6.632,42 euros. Unos meses más tarde, los mismos concejales denunciaron que el concierto se convirtió en un botellón, según el informe técnico realizado. Finalmente, tras una llamada de Portal Local a la embajada de Haití, para conocer si el dinero recaudado había sido entregado al fin benéfico anunciado, se hizo pública la denuncia de la desaparición del dinero.

A partir de ese momento, se sucedieron diversas declaraciones de la portavoz municipal, Marta Viñuelas, actual asesora del Grupo Municipal Popular, en las que primero aseguraba que el dinero se había entregado a Iván Álvarez Peña, para después desdecirse. Lo cierto es que Álvarez Peña fue injustamente acusado de haberse quedado con el dinero e incluso, el propio Ayuntamiento, le requirió para que lo devolviera. El escándalo siguió creciendo y el exalcalde del PP, actualmente imputado por los pagos irregulares a medios locales, Javier Bello, se vio obligado a abrir una investigación interna "reservada" que acabó con la apertura de un expediente disciplinario y la suspensión de empleo y sueldo y, finalmente, el despido del técnico de festejos, Guillermo Cabrilla. Éste fue el responsable de la organización del concierto, por parte de la concejalía de Festejos, de la que era concejal el actual presidente interino del PP de Alcalá y concejal en la presente legislatura, Marcelo Isoldi.

La presión de los grupos de la oposición forzó a la creación de una Comisión de Investigación que recomendó extinguir la relación laboral con el funcionario interino que supervisó el concierto "por no ejercer los mínimos controles", la solicitud de dimisión para Marcelo Isoldi, responsable en ese momento de la Concejalía de Festejos, y la reprobación de la actuación llevada a cabo por el Equipo de Gobierno del PP "al permitir que durante tres años no se prestara ninguna atención al destino de la recaudación desaparecida".

Finalmente, la sentencia de la Audiencia Provincial, considera probados los hechos y halla culpable a Guillermo Cabrilla que no entrará en la cárcel por tratarse de una condena inferior a los dos años. Iván Álvarez Peña que fue acusado y que interpuso una denuncia frente al Ayuntamiento por sus acusaciones y como responsable civil subsidiario, decidió retirar esta parte de la denuncia. A la condena se llegó por acuerdo entre el acusado, el fiscal del caso y el abogado de la acusación particular.

 

 

Video Portal Local APP

Portal Local APP
Portal Local APP disponible en App Store
Portal Local APP disponible en Google Play