Imprimir esta página

La Policía Nacional desarticula una organización que tuvo secuestrado a un hombre durante trece días en Fresno del Torote

Valora este artículo
(0 votos)

Hay diez detenidos que también se dedicaban a la falsificación de documentos

La Policía Nacional desarticula una organización que tuvo secuestrado a un hombre durante trece días en Fresno del ToroteAgentes de Policía Nacional han detenido a diez personas de origen marroquí como presuntos autores de los delitos de detención ilegal y falsificación de documentos. Los arrestados mantuvieron secuestrado a un hombre durante trece días en un chalet de la localidad madrileña de Fresno de Torote. La organización estaba perfectamente estructurada y jerarquizada, y tenía ramificaciones a nivel internacional.

Las investigaciones se iniciaron tras la denuncia presentada en una comisaría de Madrid por la mujer de la víctima. Manifestaba que su marido había desaparecido y que alguien había retirado 1.000 euros de la cuenta que tenían en común. Además, los agentes supieron que el pasado mes de octubre unos hombres habían intentado introducirle por la fuerza en su vehículo y que, al no lograrlo, se lo sustrajeron.

Tras llevárselo contra su voluntad el pasado día 18 de febrero, los secuestradores se pusieron en contacto con sus familiares en varias ocasiones para exigir condiciones para la liberación del secuestrado. Gracias al trabajo en equipo realizado por diversas unidades policiales, los investigadores localizaron un domicilio que el grupo tenía en la localidad de Fuenlabrada. Con la colaboración de los GEO, procedieron a entrar en la vivienda de madrugada, pero allí no estaba la victima.

Los agentes fueron estrechando el cerco a los delincuentes y localizaron un segundo domicilio. Ante esta circunstancia, el pasado día 3 el secuestrado fue liberado en las proximidades de la localidad de Camarma de Esteruelas. La rápida intervención policial permitió arrestar en la localidad de Fresno de Torote a cuatro miembros de la banda implicados en el secuestro, así como al propietario del chalet donde pudieron retener a la víctima. Gracias a la colaboración de agentes de la Benemérita, el inmueble permaneció custodiado mientras solicitaban permiso al juez competente para su registro.

En el registro practicado se han conseguido diversas pruebas que evidencian que le tuvieron retenido contra su voluntad. Además han incautado material informático y software utilizado para la falsificación de documentos además de numerosa documentación falsificada.

Según se desprende de lo instruido hasta el momento, la organización estaba muy bien estructurada y jerarquizada a la hora del reparto de tareas: mientras unos custodiaban a las víctimas durante el cautiverio, otros realizaban las solicitudes de liberación condicionada al pago y los últimos eran los encargados de dar seguridad a la esfera más elevada de la organización.

La operación ha sido realizada por el grupo XII de la BPPJ de Madrid, en colaboración con agentes de las comisarías de Puente de Vallecas, Fuenlabrada, Torrejón y Alcalá de Henares. También fue necesaria la participación de especialistas del GEO y de la Guardia Civil de Daganzo.