Alcalá de Henares, viernes, 25 de septiembre de 2020

La defensa del rumano acusado de quemar viva a su novia asegura que fue un "suicidio por amor"

Valora este artículo
(0 votos)

El abogado sostiene que la fallecida quiso "quitarse la vida por si misma" y que su defendido intentó auxiliarla

La defensa del rumano acusado de quemar viva a su novia asegura que fue un La defensa de Constantin V., acusado de quemar viva a su novia en enero de 2008 en un descampado entre Alcalá y Camarma de Esteruelas, aseguró en la primera sesión del juicio que la víctima, de 21 años, decidió "quitarse la vida por una locura de amor" después de que su cliente le comunicara que quería romper la relación por su intención de volver a la prostitución.

Un jurado popular de la Audiencia Provincial de Madrid comenzó a enjuiciar al procesado por un delito de asesinato consumado, cualificado por alevosía en el artículo 139.1ª del Código Penal. Constantin V., de nacionalidad rumana, se enfrenta a una petición fiscal de 20 años de prisión. La acusación particular, que representa a la familia de la víctima, solicita que se le condene a 25 años de prisión por un delito de asesinato con alevosía y ensañamiento. "El quemar viva a una persona es un sufrimiento innecesario para causar la muerte", recalcó.

En la primera sesión, la sección Decimoséptima conformó el jurado popular con la elección de sus once miembros --nueve titulares--, quienes escucharon las alegaciones de las partes personadas. La declaración del procesado tendrá lugar mañana, junto con la prueba testifical. En su turno, el abogado del acusado, Diego Cuellar, sostuvo que la víctima, con la que llevaba sólo tres meses de relación, se quemó a la bonzo y que su cliente trató de auxiliarla, llamando al 112. "El cadáver no presenta signos de violencia. Ésto acredita que no quiso matarla", aseveró el abogado, quien sostuvo que la fallecida quiso "quitarse la vida por si misma". "Cuándo no se hace una locura por amor", preguntó al jurado.

Según su versión, Constantin V. compró una bolsa de gasolina para cargar de combustible otro vehículo y se dirigieron al descampado donde sucedieron los hechos a instancias de la víctima. "Él le comunicó que quería dejar la relación porque tenía otra pareja en Rumanía", indicó. Por ello, reclamó la libre absolución de su cliente al estimar que su comportamiento no constituye delito alguno.

Frente a ello, la fiscal expuso que el acusado sobre las 22.20 horas del día 22 de enero de 2008 acudió a una gasolinera de la citada ciudad, conduciendo su vehículo para adquirir una bolsa de gasolina por valor de 6,25 euros. Tras ello, recogió en las proximidades de la estación de servicio a su novia, trasladándola hasta un descampado situado en el Camino Viejo de Camarma de Alcalá.

Allí, la sacó a la fuerza del vehículo, la tiró al suelo y arrastró, para a continuación rociarle con la gasolina que había adquirido y prenderle fuego con un mechero. De inmediato, las llamas abrasaron el cuerpo de Alexandra, provocándole un shock traumático por hipertermia y carbonización, lo que le causó la muerte inmediata. Acto seguido, el procesado abandonó el lugar a toda prisa en el vehículo mientras el cuerpo de Alexandra todavía ardía, lo estacionó en las inmediaciones de un centro comercial y poco después fue detenido por funcionarios del Cuerpo Nacional de Policía.

La Fiscalía de Madrid reclama como indemnización 120.000 euros para el padre de la víctima y una de 80.000 euros para su hermana. La acusación particular solicita 400.000 euros para el padre de la fallecida y 200.000 euros para su hermana.

 

Video Portal Local APP

Portal Local APP
Portal Local APP disponible en App Store
Portal Local APP disponible en Google Play